Viajar para aprender inglés

Viajar es vida. Viajar es descubrir mundo. Viajar es vivir nuevas experiencias. Viajar es… ¡aprender idiomas! Y especialmente el inglés, el cual es el idioma internacional por excelencia a la hora de comunicarse con una persona de una nacionalidad diferente. Al fin y la cabo, todos recurrimos al inglés en el momento en el que viajamos a otro país y necesitamos comunicarnos con otra persona que no habla nuestro mismo idioma.

Como resulta evidente leyendo esta información, el simple hecho de viajar proporciona una experiencia de aprendizaje de inglés que no se puede comparar ni con cientos de clases particulares en una academia de inglés.

Inglés, el idioma universal

Y precisamente la gran ventaja del inglés es que es un idioma que se habla en todos los países. Es decir, cuando viajamos a algún país perdido de todos los mapas, si nos encontramos a otra persona en nuestra misma situación pero procedente de otro país, lo más probable es que el único idioma en el que podamos comunicarnos mutuamente sea el inglés.

No hay que olvidar que hablamos de un idioma que se imparte de forma obligatoriamente en gran parte de los colegios de todo el planeta, por lo que quien más y quien menos, todo el mundo tiene cierta base para al menos poder intercambiar algunas palabras en inglés.

Pero… ¿y qué tiene que ver todo esto con el aprendizaje del inglés? No existe mejor forma de aprender inglés que viajar. De esta manera nos obligamos a hablar sí o sí el inglés dado que es la única forma que tenemos de comunicarnos con los demás. El hecho de aprender un idioma viajando no es comparable en absoluto a acudir a una academia o a recibir clases particulares; siempre será mejor viajar y aprender el idioma por la fuerza.

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *